• Cómo usar el color en los muros en habitaciones pequeñas

    El color es una parte fundamental para poder crear un espacio funcional, dinámico y estético, se creativa y ¡aprovecha los espacios pequeños! ¡Comienza hoy mismo! #micasacarnan

    Al contar con espacios tan pequeños se cree que no debe ser utilizado en espacios pequeños y que sólo se debe aportar color mediante el mobiliario. A continuación, te mostramos una guía de cómo aplicar mucho color en los muros en espacios pequeños. Conocerás cuáles son los colores óptimos para esas habitaciones, así como diversas técnicas para ser creativos y ampliar visualmente los espacios, dejando atrás las paredes blancas.

    1.- El primer tabú que tienes para los lugares pequeños es que no debes aplicar colores oscuros debido a que absorben la luz en lugar de reflejarla, reduciendo visualmente la habitación. Así que, antes de decidir qué color vas a utilizar, verifica que el espacio tenga una entrada de luz natural amplia desde una gran ventana.

    2.- Al pintar los muros oscuros utiliza apliques o molduras en colores claros o neutros que enmarquen el espacio, así como cortinas traslúcidas que permitan la entrada de la luz. Preferentemente, usa los tonos de los colores oscuros en mate -sin tanto brillo-.

    3.- Aplica la técnica de las líneas horizontales en el hogar. Esta idea es una gran solución para espacios abiertos y de múltiples funciones como la sala – comedor. Para lograr la armonía del espacio utiliza los colores que vayan de acuerdo al estilo de tus muebles.

    4.- ¡Que tal un muro dividido! Esta técnica se puede aplicar de manera rápida y sencilla para poder lograr un efecto visual cómodo y con equilibrio. Lo más importante es aplicar el color más oscuro en la parte inferior y que no rebase la altura de una persona promedio.

    5.- Usa tonos claros en las habitaciones pequeñas para lograr ampliar el espacio. Los colores tierra o marrones son ideales para combinar con elementos o mobiliarios en colores neutros. En este  se pueden utilizar paneles texturizados complementados con muros lisos del mismo color. Los tonos tierra, sobre todo los claros, te darán una sensación de estabilidad o bienestar, pero debes tener cuidado de no utilizarlos en exceso porque son un color muy sensitivo y puede producir un ambiente conflictivo. Por esa razón, debes complementarlo con toques de colores como los amarillos, naranjas, verdes y azules. También lo puedes equilibrar con el uso de plantas y flores que den vida a la habitación. Las texturas que utilices pueden crear un espacio más sofisticado y menos aburrido. ¡Utiliza texturas o técnicas que te permitan jugar con los diversos tonos del blanco!

    ¡Aprovecha el espacio de tu casa y atrévete a diseñar!

    diseño